Iván Pávlov

Iván Petróvich Pávlov (1849 – 1936) fue un fisiólogo ruso ganador del Premio Nobel de Medicina en 1904 por sus estudios sobre las operaciones quirúrgicas en el sistema digestivo.

Pávlov fue hijo de un patriarca ortodoxo. Comenzó a estudiar teología, pero lo dejó para estudiar medicina y química en la Universidad de San Petersburgo. Luego de su doctorado, en 1883, continuó sus estudios en Alemania, donde se especializó en fisiología intestinal y en el funcionamiento del sistema circulatorio.

En 1890, obtuvo el trabajo de profesor de fisiología en la Academia Médica Imperial. Durante los siguientes 10 años se dedicó a aprender a hacer orificios en el tracto intestinal. Esto era especialmente difícil porque los jugos gástricos corroen los tejidos del intestino al salir de éste. La técnica de Pávlov se basaba en introducir un tubo metálico por una pequeña incisura. Para esto, era necesaria una sutura habilidosa de la piel y de la membrana mucosa. Con este método logró obtener jugo gástrico desde cualquier parte del tracto intestinal, desde las glándulas salivales hasta el intestino grueso. Por su trabajo, ganó el premio Nobel de Medicina en 1904, convirtiéndose en el primer ruso en obtener este galardón.

Pávlov es también conocido por formular la ley del reflejo condicional, la cual desarrolló a partir de 1901. Pavlov observó que la salivación de los perros que utilizaban en sus experimentos se producía ante la presencia de comida o de los propios experimentadores, y luego determinó que podía ser resultado de una actividad psicológica, a la que llamó “reflejo condicional”.

En la década de 1930 volvió a destacarse al anunciar el principio según el cual la función del lenguaje humano es resultado de una cadena de reflejos condicionales que contendrían palabras.

En agosto de 1935 la Unión Soviética celebró el Congreso Mundial de Fisiología en Moscú y Leningrado con la asistencia de más de 900 científicos innovadores del mundo. Iván Pávlov fue nombrado como el fisiólogo más importante del mundo.

El 27 de febrero de 1936 Iván Pávlov murió de neumonía. Está enterrado en San Petersburgo.