John Strutt

John William Strutt (1842 – 1919) fue un físico y profesor universitario británico. Descubrió el Argón y por lo tanto, la existencia de los gases nobles.

En 1873, al morir su padre, adquiere el título de barón. Durante su infancia fue muy enfermizo. Estudió matemáticas en el Trinity College de la Universidad de Cambridge. En 1879 comenzó a trabajar como profesor de física experimental y como director del laboratorio Cavendish de física experimental.

Una de sus primeras investigaciones se describen en su obra The Theory of Sound (La Teoría del Sonido) en donde explica un nuevo procedimiento para medir las vibraciones acústicas. También contribuyó a la teoría de la radiación del cuerpo negro y explicó el color azul del cielo.

Su labor científica e innovadora más importante fue sin duda la cuidadosa determinación de las densidades de los gases atmosféricos. Mientras buscaba una explicación para la diferencia de densidades del nitrógeno en el aire descubrió, en colaboración con Sir William Ramsay, el elemento Argón en 1894.

En 1904 fue galardonado con el Premio Nobel de Física por sus investigaciones sobre la densidad de un buen número de gases así como por el descubrimiento del argón.

Falleció el 30 de junio de 1919 a los 77 años en Witham, Reino Unido.

Werner Heisenberg

Werner Karl Heinsenberg (1901 – 1976) fue un físico alemán. Es mundialmente famoso por postular el principio de la incertidumbe, un concepto fundamental para el desarrollo de la teoría cuántica. Este principio establece que es imposible medir simultáneamente de forma precisa la posición y el momento lineal de una partícula. Por sus logros, Heisenberg fue galardonado con el Premio Nobel de Física en 1932.

Nació un 5 de diciembre en Wurzburgo y estudió en la Universidad de Múnich. Durante 1923 fue ayudante del físico Max Born en la Universidad de Gotinga y el año siguiente obtuvo una beca de la Fundación Rockefeller para trabajar con Niels Bohr.

En 1925 realizó un gran aporte a la teoría de la estructura atómica. Comenzó a desasrrollar un sistema de mecánica cuántica en donde la formulación matemática se basaba en la radiación absorbida y emitida por un átomo.

A partir de esta teoría cuántica se logra explicar prácticamente todo el mundo microscópico. Por esto, en 1932 a sus 31 años, recibe el Premio Nobel de Física por “La creación de la mecánica cuántica, cuyo uso ha conducido, entre otras cosas, al descubrimiento de las formas alotrópicas del hidrógeno”.

Heisenberg también participó en la carrera por obtener un arma nuclear durante la Segunda Guerra Mundial. Él y sus contemporáneos alemanes discretamente retrasaron el avance del proyecto pues se dieron cuenta de la masacre que Hitler podía ocasionar con un arma de tal magnitud.

Luego de la guerra, se dedicó a renovar la ciencia alemana. Fue nombrado director de física en el Instituto Max Planck y presidente del consejo alemán para la investigación. En la década del 50 encabezó la delegación alemana que inició la fundación del CERN, uno de los centros más importantes en el progreso de la física de altas energías.

Heisenberg murió por causas naturales el 1 de febrero de 1976 en su casa de Múnich.