Hermann Muller

Hermann Joseph Muller (1890 – 1967) fue un biólogo y genetista estadounidense. Se le considera autor de notables artículos sobre la acción de los rayos X en la mutación de las células. Fue un renovador de la genética. Por sus trabajos, se le otrogó el Premio Nobel de Medicina en 1946.

Estudio en la Universidad de Columbia y fue catedrático en la Universidad de Texas. Luego trabajó como genetista en el Instituto de genética de Moscú, pero su trabajó se vio obstaculizado por la campaña antigenetista de Trofim Lysenko durante el periodo estalinista. Años después trabajó como investiagador asociado en el Instituto de Genética de la Universidad de Edimburgo.

Hermann Muller se dedicó principalmente a estudiar fenómenos de combinaciones y recombinaciones genéticas. Tras desarrollar varios métodos para obtener una valoración cuantitativa de las mutaciones en la mosca de la fruta (Drosophila melanogaster), en 1927 descubrió la acción mutágena de los rayos X.

Tal descubrimiento innovador, que le valió el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1946, permitió adquirir conocimientos fundamentales sobre la estructura y movilidad de los genes. Entre sus tratados destacan El mecanismo mendeliano de la herencia (1915), Genética, hombre y medicina (1947) y Estudios sobre genética (1962). Muller destacó asimismo por sus advertencias sobre los potenciales peligros que para la especie humana suponen las radiaciones y ciertos productos industriales y farmacéuticos.

Murió por causas naturales en 1967.

Rosalind Franklin – Descubriendo el ADN (Parte Final)

Rosalind Elsie Franklin (1920 – 1958) fue una química y cristalógrafa inglesa, responsable de importantes contribuciones a la comprensión de la estructura del ADN, el ARN, los virus, el carbón y del grafito. Su trabajo sobre los tres últimos fue reconocido en vida, no siendo igual con sus descubrimientos acerca del ADN.

Nació en una familia judía inglesa. Franklin fue educada en la Escuela Lindores para Señoritas en Sussex y en la Escuela St. Paul’s para niñas, donde fue sobresaliente en todos los cursos y deportes.

los 18 años, tuvo una hija llamada Cecilia Merigo, quien falleció dias después de nacer. Ese mismo año ingresó a la universidad becada. Donó el dinero de la beca a los refugiados de la Segunda Guerra Mundial. Luego estudió Ciencias Naturales en el Newnham College. Ganó una beca en la Universidad de Cambridge en el laboratorio de fisicoquímica.

La Asociación Británica para la Investigación y el Uso del Carbón le ofreció una plaza de investigadora en 1942. Esto le ayudó a obtener su doctorado en 1945. Fue a Paris en 1947 para realizar un postdoctorado en el Laboratorio Central de Servicios Químicos del Estado, donde se convirtió en una cristalógrafa de rayos X consumada.

En 1951 se unió al King’s College de Londres donde tomó las imágenes de ADN por difracción de rayos X, que fueron escenciales para la determinación del modelo de Watson y Crick. Se mudó al Birbeck College dos años después debido a desacuerdos con su colega Maurice Wilkins, quien había mostrado a Watson las imágenes del ADN sin su consentimiento.

En el Birbeck, Franklin dirigió investigaciones acerca de las estructuras moleculares de los virus, que llevó a descubrimientos nunca antes vistos. Entre ellos, estaban los virus de la polio y el virus del mosaico del tabaco.

Rosalind Franklin murió de cáncer de ovario en 1958, a los 37 años de edad. Su innovador descubrimiento sobre la estructura del ADN no fue reconocido como correspondía, pues la Fundación Nobel no otorga premios post mortem (Watson y Crick recibieron el Nobel en 1962). Sin embargo, Crick, Watson y eventualmente la comunidad científica reconocen a esta innovadora como pionera del estudio de la estructura molecular del ADN.

Descubriendo el ADN – Parte III

James Watson – Descubriendo el ADN (Parte II)

James Dewey Watson (1928 – ) es un biólogo estadounidense, famoso por haber descubierto junto a Francis Crick la estructura de la molécula del ADN, con la colaboración de Rosalind Franklin y Maurice Wilkins. Por este descubrimiento se le otorgó el Premio Nobel de Medicina.

En el 47′, Watson ingresó a la Universidad de Indiana. Ahí conoció a genetistas y microbiólogos que despertaron su interés por estas ciencias. A los 22 años, completó su doctorado en zoología. Su tesis trataba sobre los efectos de los rayos X en la multiplicación de bacteriófagos. Luego se incorporó a Harvard en 1955.

Posteriormente, durante sus estudios postdoctorales en el Consejo Nacional de Investigación de Copenhague, se interesó por la química estructural de los ácidos nucleicos. Conoció en Nápoles a Maurice Wilkins y desde ese momento centró sus investigaciones hacia el descubrimiento de la química estructural de las moléculas biológicas.

Conoció a Francis Crick mientras trabajaba en la Universidad de Cambridge. Con él, estudió la estructura del ADN, constatando los componentes escenciales de este ácido: cuatro bases orgáncias enlazadas por pares. Información escencial sobre los componentes del ADN ya había sido proporcionada por los biofísicos Rosalind Franklin y Maurice Wilkins, cuyo trabajo consistió en fotografiar la molécula del ADN mediante técnicas cristalográficas de rayos X.

Con esta información y animados por las técnicas de trabajo de Franklin y Wilkins, Watson y Crick discernieron la estructura helicoidal de una molécula de ADN. Esto permitió comprender cómo se transmite el material hereditario de unas generaciones a otras. Este descubrimiento innovador, considerado como uno de los principales avances de la historia de la biología y de la ciencia en general, cambió el rumbo de la bioquímica y dio paso a una nueva disciplina, la biología molecular.

Desde 1988 hasta 1992 dirigió el Proyecto Genoma Humano, en el que se ha cartografiado la secuencia completa del ADN humano, pero Watson lo abandonó por ser contrario a los intereses económicos de intentar patentar los genes, que él siempre consideró patrimonio de la humanidad.

Descubriendo el ADN – Parte I : Francis Crick

Descubriendo el ADN – Parte III : Maurice Wilkins

Francis Crick – Descubriendo el ADN (Parte I)

Francis Harry Compton Crick (1916 – 2004) fue un físico, biólogo molecular y neurocientífico británico. Es conocido por ser uno de los descubridores de la estructura molecular del ADN en 1953, junto con James Watson.

En 1962, recibió junto con Watson y Maurice Wilkins el Premio Nobel de Medicina.

Sus padres fueron Harry Crick y Anne Elizabeth Wilkins. Se crió en un pequeño pueblo de Northampton. Desde pequeño prestó interés por la ciencia y aprendió todo lo que podía de los libros. A los 12 años, le dijo a su madre que ya no quería asistir a la iglesia a la que lo llevaba, pues prefería la investigación científica a las creencias de cualquier dogma. A los 14 años recibió una beca para estudiar Matemáticas, Física y Química en la Mill Hill School de Londres. Luego estudió Física en el University College London y se licenció en ciencias a los 21 años.

Durante la Segunda Guerra Mundial la Marina Real Británica le encargó incorporarse a las investigaciones sobre minas magnéticas y acústicas. Trabajó en el diseño de una nueva mina que fue más efectiva contra los rastreadores alemanes. Al finalizar la guerra se interesó por la biología y la química influenciado, como muchos de sus contemporáneos, por John Randall.

Esta transición entre ciencias fue interesante para Crick. Según él, tuvo que pasar de la “elegancia y profunda simplicidad” de la Física a los “elaborados mecanismos químicos en que la selección natural ha evolucionado a lo largo de miles de millones de años”.

Trabajó durante casi dos años en el estudio de las propiedades físicas del citoplasma. Luego, en 1951, comenzó a trabajar con James Watson y consagra todo su tiempo a la estructura de la molécula ADN, ya identificada por los biólogos como llave para el inicio de la comprensión de la genética.

Basándose en análisis cristalográficos por rayos X de Rosalind Franklin, sobre las competencias específicas en genética y en procesos biológicos de Crick y en cristalografía de Watson, proponen la estructura en doble hélice de la molécula de ADN, publicada el 25 de abril de 1953 en la revista Nature. En 1962 recibió el Premio Nobel de Medicina “por sus descubrimientos concernientes a la estructura molecular de los ácidos nucleicos y su importancia para la transferencia de información en la materia viva”.

Luego de su gran descubrimiento, se dedicó a llevar a cabo investigaciones sobre neurociencia, percepción visual y posteriormente se dedicó a ser profesor en la Universidad de San Diego.

Francis Crick murió el 28 de julio de 2004 en el Hospital de la Universidad de San Diego, a los 88 años, como consecuencia de un cáncer de colon.

Francis Crick fue un innovador en el ámbito de la medicina, pues su descubrimiento de la estructura de la molécula en doble hélice dio al mundo la llave para entender todos los secretos de la vida: toda la vida en la tierra existe únicamente gracias a este omnipresente ADN, desde la bacteria más pequeña hasta el hombre.

Descubriendo el ADN – Parte II : James Watson